Los peluches tienen la habilidad de mostrar cosas que en la vida real no pasan, al menos que nosotros conozcamos hasta ahora. Por ejemplo este peluche. En él puedes ver a un mono de los normalitos (dejaremos a un lado los muchos tipos de monos que puede haber); este mono está montado en un plátano gigante que le sirve de canoa y tiene además un remo con el que poder desplazarse.

Como ves, eso creo que nunca va a ocurrir de ahí que sea algo impensable, más si tenemos en cuenta que a los monos les encantan los plátanos y seguramente lo primero que haría sería comérselo antes que otra cosa.

Aún así no deja de ser un peluche original que un fan de los animales seguro que le gustaría tener. Creo que también viene con las ondas de agua que asemejan que realmente está en el agua (como si fuera un deporte de monos).