peluche gigante

Siempre, cuando era pequeña, me gustaba buscar en las tiendas de juguetes el peluche más grande que tuvieran y de hecho siempre me gustaba tener uno enorme en mi habitación. De hecho tenía un oso que al principio si que es verdad que era mucho más grande que yo.

Sin embargo, conforme vas creciendo se va quedando pequeño y, claro, no es cuestión de ir apliando el tamaño del peluche. Pero lo que pasa es que en ocasiones te encuentras con un peluche gigante como en este caso que te hacen pensar, lo primero de todo, si cabe algo más en la habitación donde está.

Se trata de un peluche de conejo gigante de color amarillo. Como ves es un peluche que está bien formado pero también con unas proporciones que, estoy segura, no nos cabrá a muchos en nuestras casas.

Al menos sabemos que hay peluches enormes por si alguna vez tenemos algún complejo. Seguro que hasta se puede usar de cama (de cojín seguro).